Actividades

En Samaruc los más pequeños van a desarrollar actividades en un ambiente alegre, con una atmósfera de clama que favorece la actividad, la autonomía y el aprendizaje.
Actividades divertidas que proporcionen estímulos y experiencia a los cinco sentidos.
Además del Proyecto Educativo de Centro llevamos a cabo diferentes actividades que se suman al desarrollo del mismo.

TODAS ESTAS ACTIVIDADES FORMAN PARTE DE NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO SIN COSTE ADICIONAL.

Programa de estimulación sensorial (metodología: el juego y el descubrimiento)

 

escuela-infantil-samaruc-actividades

 

Juego 1, La cesta de los tesoros

La cesta de los tesoros y el juego heurístico con objetos tienen dos denominadores comunes en la actividad de los niños: la exploración y el descubrimiento de los objetos. El primero es el preludio del segundo y este es más rico cuanto más provechoso y fructífero haya sido el primero. Y se ofrecen a los niños en dos momentos diferentes y correlativos de su evolución.

Ambos juegos tienen en común que parten de la actividad espontánea del niño o de la niña y la potencian, que permiten al adulto estar disponible para los niños durante su actuación, crean una atmósfera de calma y tranquilidad que favorece la actividad infantil, aportan actividad, autonomía y libertad a los niños y las niñas y facilitan que cada uno siga su propio ritmo.

Es una propuesta de juego dirigida a los niños de 6 a 10 o 12 meses, edad en la que pueden estar sentados, pero que todavía no se desplazan del sitio. Es una actividad de exploración. Para llevarla a cabo, hay que llenar una cesta de mimbre con objetos de uso cotidiano escogidos con la finalidad de proporcionar estímulos y experiencia a los cinco sentidos del niño o niña: el descubrimiento del gusto, el olfato, la vista, el tacto y el sentido del movimiento del cuerpo.

Se trata de una recopilación de materiales, no de juguetes, que podemos encontrar en casa, confeccionar, recuperar de los comercios o bien comprar. Otros materiales no darían al niño o niña referencias tan precisas de superficie, peso, temperatura, forma, color, olor, sonido, consistencia, etc… La cesta de los tesoros proporciona al niño o a la niña la oportunidad de interesarse por muchos de los objetos que tiene delante. Sentado junto a la cesta puede desarrollar mejor su capacidad de coordinar la mirada, las manos y la boca, puede acceder más fácilmente a los objetos y llevárselos a la boca para conocerlos y explorarlos.

Con la cesta de los tesoros, el niño o la niña aprende solo y por sí mismo. El adulto, con su presencia y atención, le transmite seguridad y confianza.

Metodología

Es importante que la cesta sea firme, sólida, estable, plana y sin asas. El niño o la niña debe poder apoyarse cómodamente sin que se vuelque. Debe llenarse con un mínimo de sesenta objetos y se presenta al niño o niña siempre de una manera atractiva. La selección de los materiales se llevará a cabo con objetivos creativos y renovadores, pensando y planeando cómo dar a los niños lo mejor y más gratificante para
desarrollar todos los sentidos. Es conveniente que esté en un rincón estable de la sala de juego de los pequeños, sobre una alfombra. Hay que evitar interferencias y favorecer siempre la libre exploración, manipulación, concentración y atención.

Durante el rato de juego con los objetos de la cesta, los niños y las niñas establecen los primeros contactos, comunicaciones e intereses entre ellos a través del juego. Los objetos de la cesta son auténticas
herramientas de aprendizaje que deben respetarse como tales, aunque muchos son utensilios domésticos habituales o materiales de la naturaleza sin ninguna finalidad concreta.

Objetivos

El propósito de esta colección de objetos es despertar al máximo los sentidos de los más pequeños. La cesta no debe contener juguetes comerciales ni objetos de plástico, ya que sólo aportan variedad de color.

Materiales

Los objetos que debe contener la cesta son naturales, objetos de materiales naturales, de madera, metálicos, objetos de piel, tela, goma y forro, papel y cartón

Desarrollo de la actividad

Se realiza con un grupo reducido de niños sentados cerca de la cesta, para que puedan acceder fácilmente a los objetos con las manos, sin riesgo de desequilibrarse. El papel del adulto durante la actividad es observar los descubrimientos de los niños mientras experimentan con los distintos materiales, además de transmitirles seguridad y confianza. Es importante y necesario observar cuáles son las preferencias, los procesos, las actividades y las actitudes de los niños con cada objeto, para saber con qué criterio hay que renovar el material. Conviene tener en cuenta que la presencia demasiado prolongada de un material no estimula el interés del niño o de la niña ni le satisface la curiosidad de exploración. Hay que saber organizar el espacio pensando en la evolución de los niños durante el primer año de vida. Hay que encontrar, también, el rato más adecuado y libre para la observación.

El juego con la cesta de los tesoros favorece individualmente

  • La capacidad de concentración.
  • La utilización de las manos y la implicación de todo el cuerpo.
  • La capacidad de escoger entre los objetos.
  •  La capacidad de exploración de una gama muy variada de objetos y de descubrir sus propiedades.
  • El aprender solo y por sí mismo sin depender del adulto.
  • La estructuración del pensamiento.
  • La actuación a su propio ritmo.
  • El placer de la sorpresa.

En grupo

  • Un ambiente de calma que beneficia la concentración y la acción.
  • El desarrollo de las primeras comunicaciones con otros niños: miradas, sonidos pre-verbales, el hecho de compartir e intercambiar.
  • El interés recíproco de los bebés.
  • La disponibilidad del adulto para todos los niños.

En el adulto

  •  La observación tranquila de las acciones de los niños, sin intervención.
  • Un mejor conocimiento de cada niño o niña y de su ritmo.
  • Un enriquecimiento de la imaginación y la creatividad durante la recogida de materiales.
  • Un aprendizaje junto con los niños y la percepción de sus posibilidades creativas.
  • Una reflexión sobre la propia formación.

 


 

 

Juego 2, El juego heurístico con objetos

Es una actividad de juego destinada a los niños de entre 12 y 20 o 24 meses, para realizarse con un grupo pequeño (de 6 a 10 niños). Aprovecha las acciones espontáneas de los pequeños y las potencia. Contribuye a estructurar el pensamiento, el lenguaje, la relación personal y las acciones de los niños. Tiene dos fases: durante la primera exploran el material y combinan unos objetos con otros y durante la segunda recogen el material, orientados por un adulto y de forma organizada. El juego heurístico complementa las otras actividades que se realizan habitualmente, pero no las sustituye.

Objetivos

Descubrir qué acciones pueden realizarse con los objetos: meter y sacar, tapar y destapar, llenar y vaciar, apilar, abrir y cerrar, encajar, alinear, echar, deslizar, estirar, agrupar, etc…

Materiales

Naturales y nobles, nunca de productos nocivos

Objetos

Los objetos deben ser fácilmente combinables entre sí; pueden ser elementos de la naturaleza, objetos recogidos de casa o de la industria, confeccionados expresamente para el juego o comprados; han de ser
fácilmente manejables; deben tener la máxima variedad posible en cuanto a su tamaño, peso, color y textura; y conviene que se conserven en buen estado. Hay que disponer como mínimo de 15 variedades, cada una en una bolsa que pueda cerrarse con una cinta o un cordón. Tiene que haber muchos objetos, unos treinta en cada bolsa. En cada sesión se utilizan tres o cuatro tipos de objetos diferentes según el número de niños.

Algunos objetos que pueden usarse son:

  • De la naturaleza: conchas, piñas, esponjas, cantos rodados y nueces.
  • De confección: trozos de tela, pompones de lana y puntillas.
  • Comprados: anillas de cortina (de madera), trozos de cadenas finas, boyas de red de pescar, trozos de manguera, pelotas de ping-pong, bolas de corcho, rulos de peluquería, bigudíes, pinzas de tender, aros de goma, tapones de corcho y de madera, etc…
  • Recogidos: tapas de metal, envases de yogur, botellas pequeñas de plástico, llaves de puerta, llaveros, conos de cartón y cajitas de madera, cartón o metal.
  • Contenedores

Los contenedores deben estar confeccionados de un material susceptible de contener otros objetos y han de ser cóncavos, agujereados, sólidos, duraderos, fáciles de manejar para los niños y no demasiado altos, para que el niño o niña pueda ver su contenido y meter la mano. Sirven de receptáculo y pueden contener varios objetos al mismo tiempo. Algunos ejemplos de contenedor serían: 

cilindros duros (de cartón o metal) agujereados por los dos lados o por uno, botes de metal sin tapa, cajas de madera o de metal planas y no demasiado grandes, cestas de mimbre, sólidas y de base planta, etc… Se necesitan tres o cuatro para cada niño o niña.

Bolsas

Las bolsas deben ser de tela, de aproximadamente 50 3 50 cm o adaptadas al tamaño del material que han de contener; la abertura debe poder fruncirse con una tira o cordón. Se necesita una bolsa para cada tipo de objeto. Es conveniente escribir delante y de forma visible el nombre del material que contienen. Las bolsas deben estar siempre en posesión del adulto; no forman parte del material de exploración de
los niños. Tienen un objetivo doble: conservar el material de juego bien clasificado cuando no se utiliza y permitir la recogida del material durante la segunda parte de la actividad.

Desarrollo de la actividad

Fase 1. Exploración y combinación de objetos

Hay que asegurarse de que al iniciar la actividad no habrá ninguna interferencia, de que los niños tengan las necesidades fisiológicas satisfechas (sueño, hambre, etc…) y de que nadie les interrumpa con su llegada. La duración es variable; viene determinada por la actividad positiva de los propios niños, aunque puede tener una duración aproximada de media hora. Se lleva a cabo dos o tres veces por semana. Los niños encuentran el material colocado por el suelo. Actúan libremente con los objetos, los exploran y los combinan de modos muy diversos: meter y sacar, tapar y destapar, llenar y vaciar, apilar,
abrir y cerrar, encajar, alinear, echar, deslizar, estirar, agrupar y separar, presionar, colgar y descolgar, comparar, girar, oscilar, modificar su apariencia, empujar, presionar, etc…

En la combinación de los distintos materiales realizan sus descubrimientos: hay cosas que caben y cosas que no; unas veces se aguantan y otras se caen; unas son más grandes o más pequeñas que las otras;
unas ruedan, otras se mantienen quietas; unas quedan encajadas, otras se esparcen; hay objetos que modifican su apariencia según cómo los toquen; los hay que resultan agradables, otros son desagradables…

Con la actividad de descubrimiento, los niños van interiorizando las leyes de la naturaleza (de la gravedad y del equilibrio) y las propiedades de los objetos (dimensiones, volumen, peso…).

La tarea del maestro o de la maestra consiste en preparar los elementos necesarios para el juego, encontrar el momento oportuno para incitar a ello, disponer de la sala y presentar el material. Después, debe sentarse y observar la actividad, para aportar seguridad a los niños. Solo tiene que intervenir en los momentos precisos: orientar la recogida a través del lenguaje, evitar interferencias de los niños, reordenar los objetos excesivamente dispersados, realizar alguna sugerencia individual, responder a la solicitud de algún niño o niña, animar la acción de algún niño o niña indeciso y mantener un clima favorable a la concentración y a la actividad de los niños.

Fase 2. Recogida

Se inicia antes de que decaiga el interés y consiste en recoger todo el material, para clasificarlo de nuevo. La recogida la inicia el adulto retirando los contenedores que ya no se utilizan e invitando directamente a algunos niños a hacerlo, sobre todo a los que muestren señales de cansancio o de haber agotado las posibilidades de combinar objetos, y el resto del grupo se va añadiendo por su propia voluntad al ver a sus compañeros recoger.

El educador o la educadora emplea el lenguaje de forma extremadamente precisa: no hay palabras de más ni de menos, utiliza las necesarias para orientar y estimular la actividad de recogida, ayudando a interiorizar conceptos. Las palabras del educador o de la educadora preparan la formulación de las nociones que el niño o la niña está configurando con su acción. El adulto indica al niño el nombre del material, le verbaliza el lugar donde se encuentra en relación con otros objetos, menciona la cantidad y lo invita a la acción. Le demuestra complacencia por el trabajo. Vigila que todos los niños y las niñas participen en el juego y que la sala quede totalmente ordenada. El material debe estar recogido íntegramente por los niños. El tiempo de duración es similar al de la primera parte.

Con el ejercicio continuado del juego heurístico se llega a lograr que los niños

  • Den un gran paso en la estructuración del pensamiento.
  • Aumenten la capacidad de comprensión verbal.
  • Concentren la atención en la propia actividad con los objetos y en las orientaciones que da el educador o educadora.
  • Conozcan algunas propiedades de los materiales que manipulen y su comportamiento cuando entren en contacto los unos con los otros.
  • Trabajen de forma autónoma, cada uno a su ritmo, y con libertad de elección de materiales, dentro de la oferta realizada por el maestro o maestra.
  • Experimenten sentimientos de éxito y satisfacción en la propia actividad.
  • Valoren el material, lo conserven y lo respeten.
  • Acepten y respeten la presencia activa de otros niños.
  • Pongan en práctica un tipo de actividad que estimule la colaboración con el adulto.
  • Mantengan una atmósfera de calma y de silencio.
  •  Generen un ambiente exento de las agresiones mutuas que son frecuentes en los niños de estas edades debidas a su gran movilidad y a la capacidad, incipiente, de comunicación.
  • Adquieran hábitos de trabajo.

 


 

 

Juego 3, Los cajones de experimentación

Este es un ejemplo más de juego en el que interviene la experimentación como base del aprendizaje adecuado para niños de 24 a 36 meses.

Objetivos

  • Formular hipótesis.
  • Comprobar los resultados de las propias acciones.
  •  Verbalizar los descubrimientos.
  • Disfrutar de la parte lúdica de la experimentación.

Materiales

El material es inespecífico y muy diverso:

  • Tres o cuatro cajones de 50 3 30 3 5 cm, aproximadamente.
  •  Materiales diversos puestos en las bandejas, como conchas de mar, troncos secos pequeños, arena de la playa, hojas secas trituradas, tapones de corcho, cáscaras de coco, trozos de piel de naranja y de limón triturados, harina, serrín, virutas de madera, etc…
  • Distintos objetos contenedores, como botes de carretes de fotos, cilindros de papel higiénico y de cocina, cucharitas de papilla, cucharas de detergente, botellas pequeñas de yogur líquido, cucharitas metálicas, de plástico o de madera, vasos de plástico, embudos, coladores, moldes de arena de playa, etc…
  • Varias escobas y recogedores con una medida adecuada para que las manejen los niños.

 

Desarrollo de la actividad

Fase 1. Selección de los materiales y preparación del espacio

La tarea del educador o educadora consiste en preparar el espacio y seleccionar el material, como en el juego heurístico. Se aconseja trabajar en un espacio tranquilo, con una mesa a la altura de los niños. Respecto al material, se aconseja escoger cuatro materiales entre los anteriores, que den juego para realizar mezclas, así como varios objetos contenedores que les permitan formular hipótesis, experimentarlas y sacar conclusiones.

Fase 2. Presentación de los materiales de las bandejas y de los objetos contenedores

Se trata de mostrar a los niños los distintos materiales y verbalizar la textura, la forma, el color, el uso de los objetos contenedores, etc.

Fase 3. Exploración libre con los materiales

Los niños suelen representar aquellas acciones que más les gustan o les llaman la atención. Hay algún fenómeno que desconocen que les causa curiosidad e insisten en probarlo una y otra vez. Sus  comprobaciones los llevan a formular deducciones o hipótesis.

Fase 4. Recogida y limpieza

El educador o la educadora y los niños recogen el material restante y limpian el espacio con la ayuda de las escobas y los recogedores.

 


 

escuela-infantil-samaruc-actividades-afectividad

 

Juego 4, Juegos de contacto afectivo

Los juegos de regazo son ideales para estas edades, ya que no conviene olvidar que los niños aprenden mejor si tienen bien cubiertas sus necesidades afectivas. Son juegos que favorecen los intercambios
afectivos y corporales con los educadores y ayudan a mantener tranquilos a los niños. Se trata de juegos conocidos y tradicionales, como Date, date, date, Asserrín, aserrán, Misi gatito…

Sirven para favorecer un buen clima de sociabilización y para que los niños comprueben que jugar con los demás es divertido y complaciente. Hablamos de toda una serie de juegos de grupo y canciones que van acompañadas de movimientos. La tradición popular y el folclore no deben perderse, y la mejor manera de conseguirlo será transmitiéndolos a los niños con mucho afecto, ilusión y entusiasmo.

Juego libre

Sirve para favorecer la creatividad y la imaginación y para crear a la vez un buen clima de sociabilización. Hablamos del juego simbólico, de juegos de construcción, etc. Cada niño o niña escoge el juego y evoluciona, lo que le permite potenciar así aspectos como la imaginación, la decisión y las preferencias.


 

escuela-infantil-samaruc-actividades-musica

 

Juego 5, Jardín musical

Proyecto música y movimiento » El carnaval de los animales»  Camile Saint-Saëns

La música forma parte de nuestra vida como un todo rico que nos invade y nos hace vivir mil experiencias y sensaciones. Del mismo modo la música forma parte del niño desde que nace, es un arte que disfruta, que le hace experimentar, que le hace sentir. El Carnaval de los animales nos va a servir de vehículo para la expresión corporal, la danza, la experimentación motora, música y movimiento en un todo integral.

De ahí, que nos haya parecido tan interesante escoger esta obra musical de Saint-Saëns, una obra versátil, perfecta para presentarla a los pequeños/as y emocionarles con ella.
Objetivos que pretendemos con este poyecto:

  • Acercar a los niños/as a la música clásica.
  • Comenzar a identificar y percibir los instrumentos principales de la obra.
  • Descubrir las propiedades sonoras del cuerpo y de determinados objetos e instrumentos.
  • Producir, reconocer sonidos/ruidos.
  • Experimentar con diferentes instrumentos.
  • Estimular la expresión corporal.
  • Conocer las características de los animales que aparecen en la obra.
  • Identificar animales en la pieza musical.
  • Potenciar el control rítmico de su cuerpo.
  • Conseguir mejorar la coordinación del niño/a a través de la música.
  • Fomentar su imaginación y capacidad creativa.
  • Despertar sensibilidad auditiva.

Los contenidos del proyecto

Presentación del espacio: aula de música y de los diferentes instrumentos y materiales con los que contamos.

  • Desarrollo del cuento, conversación, comprensión del mismo.
  • Audición de la pieza musical
  • Relación música-animales
  •  Instrumentos de la pieza musical (láminas).
  • Sonido se los animales que aparecen en la obra.
  • Desarrollo de actividades plásticas.
  • Gusto por disfrazarse.
  • Imitación.
  • Utilización de instrumentos Orff.
  • Sonidos, intensidad, ruido, silencio.
  • Posibilidades de movimiento del cuerpo.
  • Habilidades motrices.
  • Utilización del cuerpo para manifestar sentimientos y emociones.
  • Convivencia en el aula, compartir materiales.

La pieza de Saint-Saëns que vamos a desarrollar, es un cuento musicado, por lo que previo a las sesiones dedicadas a esta unidad, queremos que los pequeños/as escuchen de manera inconsciente la obra musical “El carnaval de los animales”. Para ello comenzaremos escuchando la obra de fondo, cuando estén jugando en los rincones, pintando, merendando…, conseguimos así familiarizarlos con la pieza.
La adaptación de esta obra de Saint-Saëns, la hemos realizado en la escuela expresamente para el desarrollo de este taller.

Se ha montado y editado una historia musical creada y pensada para estas primeras etapas del desarrollo del niño/a. Se trata de un relato musical con la obra de Saint-Saëns y que transcurre en la Sabana Africana. La piezas que trabajaremos de este “Carnaval de los animales” son las relacionadas con Aire (Aves), Agua (Peces), Tierra (Elefantes y Leones).

Se inicia el relato con una introducción de música africana que también se traducirá en trabajo con elementos de percusión instrumentos Orff y danza con pañuelos.
Contiene en un todo la fórmula perfecta para combinar música y movimiento. El material que se utilizará en las sesiones de música está compuesto básicamente por instrumentos musicales y material de psicomotricidad.

Aparato reproductor de CD’s o similar, útiles de pintura, pegamento, papel y revistas viejas, marionetas de guante y de dedo, globos, almohadones, cojines pequeños, telas, pañuelos.
Material de psicomotricidad, aros, cuerdas, pelotas de diferentes medidas, túnel de psicomotricidad, picas, conos, piezas de equilibrio, colchonetas, alfombra, etc…

Instrumentos musicales, maracas, panderos, panderetas, güiros, triángulos, campanillas afinadas , claves, cajas chinas, platillos, cascabeles (de pulsera y normales), sonajas de palo, cencerros, carracas, castañuelas de mango, etc… Xilófono, metalófono y carillón.

Crearemos un espacio, relajante con alfombras y cojines para que los niños y las niñas disfruten de las audiciones, las narraciones y representaciones de la obra. El lugar será en la mayoría de las ocasiones el aula de música y psicomotricidad.

La metodología se basará en las experiencias, en las actividades y el juego, creando un ambiente de participación que oriente a los niños y las niñas hacia la experimentación y el descubrimiento, potenciando la creatividad y la imaginación.

Se realizará una evaluación en función de los objetivos y contenidos propuestos, mediante la observación continua, tanto a nivel individual como resultado grupal. Sobre todo queremos valorar la participación, motivación y convivencia en el desarrollo de las actividades.

 

Propuesta didáctica

Cada una de las actividades descritas no suponen una sola sesión, el profesor especialista, adaptará la actividad según el grupo utilizando las sesiones necesarias para el desarrollo de la actividad, de la misma forma incluirá modificaciones y nuevas actividades que puedan ir surgiendo. Todo quedará reflejado en hoja de sesión.

  • Presentación del aula de música: descubrimos el espacio y los instrumentos con los que contamos, escuchamos los timbres, describimos los instrumentos del material que están hechos (son de madera, metal, plástico), por su forma, por su sonido, probamos los instrumentos, los intercambiamos. Cada niño/a elige uno y acompañamos una canción cantada.
  • Audición de la pieza de Saint-Saëns mientras realizan otras actividades.
  • Pequeña representación de la obra con marionetas, conversamos sobre el cuento que desarrolla la obra musical.
  • Pintamos con diferentes técnicas láminas de animales que aparecen en la obra.
  • Danza africana con pañuelos, acompañamos con instrumentos de percusión.
  • Trabajamos la intensidad; fuerte/flojo, ruido/silencio.
  • Identificamos cada pieza musical con los animales: aves, peces, elefantes, leones, imitamos los sonidos, los movimientos, dónde viven, cómo son, sus colores, conversamos y los describimos en común (láminas). Recreamos los lugares dónde habitan, el lago, las rocas. Desarrollamos actividades motoras para cada uno de ellos.
  • Nos disfrazamos.
  • Creación de máscaras.
  • Acompañados de la música, danza, expresión corporal de cada uno de los animales.
  • Nos dividimos en grupos de diferentes animales teniendo en cuenta los más sonoros y los más silenciosos. Reflejamos sonido silencio con instrumentos según animales.
  • Identificamos instrumentos que aparecen en la obra, sus sonidos, describimos los mismos (láminas e instrumentos en miniatura), sus nombres.
  • Pintamos con diferentes técnicas los instrumentos que cada alumno/a elige.
  • Expresión musical de la obra con pañuelos.
  • Pequeña dramatización de la obra de Saint-Saëns.